Lecciones de Chipre

El 16 de marzo 2013 una alarma debería haber ido en la mente de cualquiera que tenía dinero en un banco en cualquier parte del mundo. Ese día, banksters intentó agarrar un dinero sin precedentes de dinero de los depositantes en bancos en Chipre.

En un nuevo plan para rescatar al gobierno de Chipre, bajo la atenta mirada de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo (la “troika”), los depositantes en los bancos chipriotas habían de ser golpeado con una sola la temporada de impuestos sobre sus ahorros, como parte de un plan de rescate € 10 mil millones ($ 12,960,000,000).

En un acuerdo, anunció que el sábado temprano, las cuentas con más de 100.000 € se gravará en el 9,9%, los que tienen menos del 6,75%, levantando una esperada € 5,8 mil millones para el país casi en bancarrota.

Los términos finales de la oferta se han cambiado y los pequeños depositantes están protegidos contra el impuesto, mientras que los grandes depositantes están sufriendo pérdidas aún mayores de 40% o más, y algunos pueden perder todo.

Hay muchas preguntas que formular y lecciones que pueden aprenderse de este evento.

La primera lección que hay que aprender es no confiar en las declaraciones sobre la seguridad de los bancos. Chris Rossini escrito en pronunciamientos EconomicPolicyJournal.com detalladas, casi al minuto de colapso, de la comunidad bancaria mundial que los bancos de Chipre estaban a salvo.

Rossini escribió, por ejemplo, que el 25 de febrero de 2011, la revista The Banker clasificado como el Banco de Chipre entre los principales bancos del mundo.

JPMorgan Chase y Citibank le dio a el Banco de Chipre premios prestigiosos. En total, Rossini informa que durante los años 2011 y 2012, no menos de nueve premios a la excelencia fueron entregados al Banco de Chipre.

Una segunda lección que hay que aprender es que su dinero en un banco es más inseguro durante un fin de semana, sobre todo un fin de semana largo. Como se señalo anteriormente, el anuncio de un robo de dinero de los depositantes se hizo el sábado. También pasó a ser un fin de semana largo, con los bancos chipriotas que cerró el lunes por un feriado. Eso se hizo el anuncio durante un fin de semana largo, no era probable que una coincidencia. Los funcionarios del gobierno como de adoptar las medidas draconianas que los bancos están cerrados, para que puedan hacer sus impuestos y la congelación de las cuentas bancarias que la mayoría de los empleados no están presentes, por lo que no se puede intentar vencer a la congelación.

Cuando los bancos finalmente volvieron a abrir, las cuentas de depósito ya había sido gravado y deducidos los importes gravados, mientras que otros fondos fueron congelados. No había nada que un joven empleado del banco podía hacer por un cliente leal. No hubo soluciones. El dinero fue llevado ante los bancos volvió a abrir.

En otra nota interesante, el presidente de Chipre probable avisó a sus amigos compinches en cuanto al impuesto sobre depósito, antes de que fuera anunciado.

Via MailOnline del Reino Unido aprendemos esta noticia:

Presidente chipriota Nikos Anastasiades “advirtió” amigos cercanos de la crisis financiera a punto de hundir a su país para que pudieran trasladar su dinero en el extranjero, se afirmó el viernes. Los chipriotas Filelftheros respetado periódico hizo la denuncia que fue recogida con entusiasmo por los medios de comunicación alemanes.

El periódico de Chipre no dijo cuánto dinero fue trasladado al extranjero, pero citó a fuentes diciendo que el presidente “sabía sobre el posible cierre de los bancos” y avisó a los amigos cercanos que fueron capaces de mover grandes sumas de dinero en el extranjero.

La prensa italiana dijo que los € 4,5 mil millones salieron de la isla en la semana anterior a la crisis.

Cuando Leona Helmsley infame dijo que: “Sólo la gente insignificante paga impuestos”, ella no estaba bromeando. Elitistas echado mano no sólo obtener beneficios fiscales pero a menudo se avisó a los gobiernos cuando están a punto de hacer movimientos que se traducirá en enormes pérdidas para muchos. A principios de 1980, me avisó a la devaluación del peso mexicano de un ciudadano mexicano que estaba afiliado a la Misión de México ante las Naciones Unidas. Apenas unas semanas antes de la devaluación del peso iba a ser anunciado, altos funcionarios mexicanos afiliados a las Naciones Unidas se están posicionando para beneficiarse de la devaluación.

Otra lección que hay que aprender es que los agentes del gobierno tienen compinches favoritos. Durante la crisis financiera, el Tesoro no ha venido al rescate de Lehman Brothers o Bear Stearns, pero he venido al rescate de Citigroup y Goldman Sachs. En la zona euro, vemos que Chipre depósitos bancarios fueron tratados de manera diferente y con más dureza que los depósitos de los bancos griegos. En otras palabras, si en el futuro se ve depósitos de un banco determinado de protegida en su totalidad, no asuma que lo mismo será verdad para su banco.

Estamos en una época de crisis económica perpetua, con funcionarios del gobierno que integran las normas y cambiarlas como se desarrollan los acontecimientos.

Esto en cuanto a las lecciones aprendidas. En cuanto a las preguntas que deben responderse, Steve Forbes de la revista Forbes planteado un punto importante acerca de la posibilidad de “emergencia” reglas si otra crisis se produjo en los Estados Unidos:

No extrañaría que nuestros políticos es probarlo en una emergencia financiera. La ruptura de contratos por parte del gobierno de los EE.UU., por desgracia, ha sucedido antes, y lo que está en curso en Chipre demuestra que los políticos irresponsables seguirán tratando esas cosas.

Por lo tanto, una cuestión que debe plantearse es, fue la crisis de Chipre y la parte intentó a través de la tabla de impuestos en depósito por un error de cálculo de la troika o se trata de un gran plan para crear más crisis que se traducirá en un mayor control del gobierno global de el sistema?

El acaparamiento de dinero de los impuestos en Chipre plantea la inestabilidad en la zona euro y, de hecho, hasta cierto punto, en todo el mundo.

Si titulares comienzan a advertir, una vez más, de la crisis financiera en el calentamiento, por ejemplo, España o Italia, a sabiendas de lo que sucedió en Chipre, no se depositantes comenzar a retirar dinero de los bancos?

Considerar especialmente los depositantes frente a los principales informes de este tipo en el New York Times:

En una medida que podría desencadenar nuevos temores de contagio a través de la zona euro, los depositantes preocupados drenaje efectivo de cajeros automáticos en Chipre durante el fin de semana, horas después de que funcionarios europeos en Bruselas exige que parte de una nueva € 10 mil millones de rescate sea pagado directamente de las cuentas bancarias de los ahorristas comunes.

La decisión-por primera vez en los tres años de crisis financiera europea suscitado dudas sobre si las corridas bancarias podrían compensarse en otra parte de la zona euro. Jeroen Dijsselbloem, el presidente del grupo de ministros de la zona del euro, se negó el sábado para descartar los impuestos a los depositantes en países más allá de Chipre, aunque dijo que tal medida no estaba siendo considerado.

Entonces usted tiene comentarios como este de los principales funcionarios de finanzas europeos:

“Un programa de rescate acordado para Chipre el lunes representa una nueva plantilla para la resolución de los problemas bancarios de la zona del euro y en otros países pueden tener que reestructurar su sector bancario”, dijo el jefe de ministros de Finanzas de la región.

“Lo que hemos hecho la noche anterior es lo que yo llamo hacer retroceder los riesgos”, dijo el ministro de Finanzas holandés Jeroen Dijsselbloem, que dirige el Eurogrupo de ministros de Finanzas de la zona euro, Reuters y las horas Financial Times después de que el acuerdo fue alcanzado Chipre.

“Si hay un riesgo en un banco, nuestra primera pregunta debería ser” Está bien, lo que está en el banco va a hacer al respecto? ¿Qué se puede hacer para recapitalizar? “Si el banco no puede hacerlo, entonces vamos a hablar con los accionistas y tenedores de bonos los, vamos a pedirles que contribuyan en la recapitalización del banco, y si es necesario, los titulares de depósitos no asegurados “, dijo.

Aparte de la cuestión de si los depositantes en el sistema de reserva fraccionaria debe ser el primero en la fila para recibir un corte de pelo, el hecho de que los principales funcionarios están diciendo esto, está preparando el escenario para corridas bancarias, especialmente en la zona euro.
Rothbard, Murray N.

$ 20.00 $ 18.00

Como Murray Rothbard señalado muchas veces, el sistema bancario de reserva fraccionaria es inherentemente en bancarrota. Sólo está protegido por el hecho de que los bancos centrales pueden imprimir dinero para rescatar a los bancos débiles en el sistema. Que la élite ha elegido, por cualquier razón, no para proteger a algunos bancos a través de la impresión de dinero se ha traducido en un nuevo elemento de confusión en todo el sistema bancario. ¿Cuándo la élite gobernante determinar que un banco en problemas deben ser protegidos por el dinero recién impreso, y cuando se los depositantes verán obligados a absorber una parte del costo? Las decisiones sobre este parecen estar hechas de una manera ad hoc.

Por lo tanto, todos tienen que estar en alerta sobre su dinero en todo momento. La crisis de Chipre, y cómo fueron tratados los depositantes, es sin duda una lección para el observador que parte del dinero se debe mantener fuera del sistema bancario. Además, incluso el dinero que se mantiene dentro del sistema debe ser diversificada entre distintos bancos. Puesto que las reglas parecen cambiar casi al azar, nunca se sabe qué normas se aplicarán a lo que las instituciones financieras y cuándo.

La última lección de Chipre es no confiar en el sistema bancario actual. Te puede sorprender en cualquier momento, pero especialmente los fines de semana largos.

Advertisements

¿Necesita un trabajo? Inventalo

Autor: Thomas L. Friedman
Josh Haner / The New York Times
Traductor Oficial: Fernando Castro Boschini

Cuando Tony Wagner, el especialista en educación de Harvard, describe su trabajo de hoy, dice que es “un traductor entre dos tribus hostiles” – el mundo de la educación y el mundo de los negocios, las personas que enseñan a nuestros hijos ya las personas que les dan empleo. Argumento de Wagner en su libro “La creación de innovadores: La fabricación de los jóvenes que cambiarán el mundo” es que nuestros K-12 y de la universidad pistas no están consistentemente “, agregando el valor y la enseñanza de las habilidades que más importan en el mercado”.

Esto es peligroso en un momento en que hay cada vez hay tal cosa como un salario alto, de mediana especializada trabajo – lo que sostuvo a la clase media en la última generación. Ahora sólo hay un alto salario, trabajo de alta cualificación. Cada trabajo hoy la clase media está siendo tirado hacia arriba, hacia fuera o hacia abajo más rápido que nunca. Es decir, se hace falta más habilidad o se puede hacer por más personas de todo el mundo, o está siendo enterrado – obsoleta – más rápido que nunca. Es por eso que el objetivo de la educación hoy en día, sostiene Wagner, no debería ser que todos los niños “listos para la universidad”, pero “la innovación ready” – listo para agregar valor a lo que hacen.

Que es una tarea difícil. Seguí Wagner abajo y le pidió dar más detalles. “Hoy en día”, dijo a través de e-mail, “porque el conocimiento está disponible en todos los dispositivos con conexión a Internet, lo que sabes importa mucho menos que lo que puede hacer con lo que sabe. La capacidad de innovación – la capacidad de resolver problemas de forma creativa o traer nuevas posibilidades a la vida – y habilidades como el pensamiento crítico, la comunicación y la colaboración es mucho más importante que el conocimiento académico. Como un ejecutivo me dijo: “Podemos enseñar a los nuevos empleados el contenido, y tendremos que debido a que continúa cambiando, pero no podemos enseñar a pensar – hacer las preguntas correctas -. Y tomar la iniciativa”

Mi generación tuvo fácil. Llegamos a “encontrar” un trabajo. Pero, más que nunca, nuestros hijos tendrán que “inventar” un trabajo. (Afortunadamente, en el mundo actual, que es más fácil y más barato que nunca.) Claro, los afortunados que encuentran su primer empleo, pero, dado el ritmo de cambio en la actualidad, aún tendrán que reinventar, re-ingeniería y re-imaginar ese trabajo mucho más a menudo que sus padres si quieren avanzar en ella. Si eso es cierto, le pregunté a Wagner, ¿qué es lo que los jóvenes necesitan saber hoy?

“Todos los jóvenes seguirán necesitando conocimientos básicos, por supuesto”, dijo. “Sin embargo, tendrán las habilidades y la motivación aún más. De estos tres objetivos de la educación, la motivación es el más crítico. Los jóvenes que están intrínsecamente motivados – curioso, persistente y dispuesto a tomar riesgos – a aprender nuevos conocimientos y habilidades de forma continua. Ellos serán capaces de encontrar nuevas oportunidades o crear su propio -. Una disposición que será cada vez más importante ya que muchas carreras tradicionales desaparecen ”

Entonces, ¿cuál debe ser el enfoque de la reforma de la educación hoy en día?

“Enseñamos cosas y probar la mayoría de los estudiantes no tienen el interés y nunca va a necesitar, y los hechos que puedan Google y se olvidará tan pronto como se termine la prueba”, dijo Wagner. “Debido a esto, los niños ya están en la escuela, menos motivados se vuelven. Encuesta reciente de Gallup mostró el compromiso del estudiante al pasar de 80 por ciento en el quinto grado y 40 por ciento en la secundaria. Más de un siglo atrás, “reinventado” la escuela de una sola habitación y creó escuelas de fábrica para la economía industrial. Volver a imaginar las escuelas para el siglo 21, debe ser nuestra prioridad más alta. Tenemos que centrarnos más en la enseñanza de la habilidad y la voluntad de aprender y de hacer la diferencia y traer los tres ingredientes más potentes de la motivación intrínseca en el aula:. Juego, pasión y propósito ”

¿Qué significa eso para los maestros y directores?

“Los maestros”, dijo, “la necesidad de entrenar a los estudiantes a la excelencia del desempeño, y los directores deben ser líderes de instrucción que crean la cultura de colaboración que se necesita para innovar. Pero, ¿qué se hace la prueba es lo que se enseña y lo que necesitamos ‘2,0 de rendición de cuentas. “Todos los estudiantes deben tener portafolios digitales para mostrar evidencia de dominio de las habilidades como el pensamiento crítico y la comunicación, que se acumulan justo a través K-12 y superior. El uso selectivo de las pruebas de alta calidad, como la Evaluación de preparación para la universidad y el trabajo, es importante. Por último, los profesores deben ser juzgados en la evidencia de mejora en el trabajo de los estudiantes a través del año – en lugar de una calificación en una prueba de la burbuja en mayo. Necesitamos escuelas de laboratorio donde los estudiantes obtienen un diploma de escuela secundaria, completando una serie de “medallas al mérito” basado en habilidades en cosas como el espíritu empresarial. Y las escuelas de educación donde todos los maestros nuevos tienen “residencias” con maestros expertos y normas de funcionamiento – no los estándares de contenido – debe convertirse en la nueva normalidad en todo el sistema “.

¿Quién lo está haciendo bien?

“Finlandia es una de las economías más innovadoras del mundo”, dijo, “y es el único país donde los estudiantes abandonan la escuela secundaria” innovación-ready. “Ellos aprenden conceptos y la creatividad más que hechos, y tiene una opción de muchos optativas – todos con una jornada escolar más corta, poca preparación y las pruebas casi no. En los EE.UU., 500 escuelas K-12 afiliados a la Iniciativa de la Fundación Hewlett aprendizaje más profundo y un consorcio de 100 distritos escolares llamado EdLeader21 están desarrollando nuevos enfoques para la enseñanza de las habilidades del siglo 21. También hay un aumento creciente de “reinventar” colegios como el Colegio de Ingeniería Olin, el MIT Media Lab y el “D-escuela de Stanford, donde los estudiantes aprenden a innovar”.

Sinología: El avance de China y la evolución del comercio internacional en Brasil

Uno de los aspectos que más destacan los expertos en las relaciones comerciales entre Latinoamérica y China es la necesidad de América Latina de diversificar sus exportaciones, cambiando el modelo tradicional que se centra en vender únicamente productos primarios. Para esto, muchos países, como Costa Rica, Perú y Brasil, están apostando a un comercio con China que incluya productos de valor agregado, productos terminados y alta tecnología. En los últimos años, Brasil aumentó la exportación de materias primas a China –como la mayoría de los países latinoamericanos que tienen relaciones con ese país-, pero también enfrenta el reto de exportar más bienes tecnológicos de alta calidad de los que importa.

En general, las exportaciones brasileñas a China alcanzaron en el tercer trimestre del año pasado los 7,9 mil millones de dólares, según el Portal Brasileño de Comercio Exterior. Y, aunque la participación en el mercado global de las exportaciones brasileñas de productos de alto contenido tecnológico llegó a crecer más del doble en trece años: de 0,21% en 1994 a 0,48% en 2007; los expertos aseguran que el balance podría ser mucho mejor.

En el texto El avance de China y la evolución del comercio internacional en Brasil se analiza el contenido tecnológico de cada producto, el flujo del intercambio comercial entre Brasil y China y la posibilidad de que el crecimiento de China implique una “desindustrialización de las exportaciones brasileñas”. Además, se observa que Brasil exporta cada vez más productos con menor contenido tecnológico a China e importa cada vez más bienes con mayor contenido tecnológico.

El avance de China y la evolución del comercio internacional en Brasil

Brasil tiene ventajas comparativas en la producción de productos primarios, mientras que China las tiene en la producción de bienes manufacturados. En esta sección, se investigan formalmente los productos respecto de los que Brasil y China presentan ventajas comparativas.

Para ello, utilizamos el indicador de ventaja comparativa revelada de la base de datos CHELEM, que permite comparar las exportaciones netas de cada producto con las exportaciones totales del país ponderadas por la participación del producto en el comercio mundial.

Por diseño, un valor positivo para un producto determinado implica una especialización y, por lo tanto, una ventaja comparativa para ese producto (que será más alta cuanto más alto sea su valor). Por consiguiente, un valor negativo implica la ausencia de ventajas comparativas. Todos los índices suman cero.

Los principales sectores en los que Brasil presenta ventajas comparativas son aquellos que se relacionan con los productos primarios y que, de hecho, son los que presentaban ventajas comparativas ya en 1994. Así como durante estos trece años el país fortaleció sus ventajas en estos sectores, profundizó sus desventajas en aquellos sectores que ya en 1994 eran menos competitivos. Cabría esperar una mayor dispersión de las ventajas comparativas dado el proceso de apertura que Brasil atravesó durante el período analizado.

Al examinar el caso chino, se verifica el mismo tipo de situación, es decir, una mayor dispersión de las ventajas comparativas entre sectores. Probablemente el principal motor de este movimiento haya sido la apertura de la economía china. No obstante, en el caso de China, los sectores con mayor ventaja comparativa son los relacionados con las manufacturas.

Por otra parte, es evidente su falta de ventajas cuando se trata de sectores basados en los recursos naturales. La cantidad de sectores en los que ambos países presentan ventajas comparativas se redujo a partir de 1994. En el 2007 fue evidente que la cantidad de sectores en la zona “sí-sí” es menor que en 1994. La cantidad de sectores en la zona “sí-no” es mucho mayor en 2007 que en 1994, lo que indica un alto y creciente nivel de complementariedad.

Aprovechando la dimensión tecnológica de nuestro conjunto de datos, calculamos el índice de ventaja comparativa revelada en función de los grupos tecnológicos (y no de los sectores o productos). De acuerdo con los resultados Brasil tiene ventajas en los segmentos de productos primarios y productos basados en los recursos naturales y, secundariamente, en los productos de baja tecnología. Los datos sobre China confirman su complementariedad con Brasil, ya que indican que China tiene ventajas en la producción de manufacturas (de baja y alta tecnología) y desventajas en los grupos de productos primarios y de aquellos basados en recursos naturales. Estos datos también muestran que, a pesar de esta complementariedad general, Brasil y China compiten en el mercado de los productos de bajo contenido tecnológico.

Por último, con el fin de medir el grado general de complementariedad entre Brasil y China, usamos dos indicadores que son estándares en la literatura sobre comercio internacional.

El primero, denominado “coeficiente de especialización”, abarca de 0 a 1. Es igual a 1 cuando no existe complementariedad entre las exportaciones generales de ambos países y es igual a 0 cuando existe una complementariedad perfecta entre las exportaciones generales de los países analizados (Véase Blásquez-Lidoy).

En el caso del comercio entre Brasil y China, este coeficiente fue 0,27 en 2007, lo que confirma que el grado de complementariedad entre ambos países es alto. El mismo indicador fue 0,25 en 1997.

El segundo indicador que analizamos es el índice de complementariedad, que compara el perfil exportador de un determinado país con el perfil importador de otro país. El índice se acerca a 0 cuando un país no exporta los mismos productos importados por el otro. Es mayor que 1 cuando hay complementariedad entre las exportaciones de un país y las importaciones del otro. Por consiguiente, la complementariedad es mayor cuando el índice de complementariedad comercial es más alto (Véase Anderson y Nordheim, 1993).

En 2007, el índice de complementariedad entre Brasil y China fue 1,14, lo que indica que estos países son comercialmente complementarios, el mismo resultado alcanzado con el análisis del coeficiente de especialización.

Brasil y China compiten en un conjunto de productos manufacturados, si bien sus estructuras comerciales presentan una complementariedad general. El estímulo que China representa para las exportaciones de productos primarios de Brasil así como la competencia que el país asiático impone en los mercados de productos manufacturados despiertan preocupación respecto de la excesiva especialización en productos primarios que ello supone para las exportaciones brasileñas y de la desindustrialización de sus ventas en el exterior.

Para comprobar si esto es lo que ha sucedido en los últimos años, analizamos el desempeño de las exportaciones brasileñas en los mercados extranjeros.

En la consecución de este objetivo, nos valemos de las dimensiones del componente tecnológico y de la calidad de nuestros datos. La participación total de las exportaciones brasileñas en el mercado global aumentó tímidamente de 1,11% en 1994 a 1,21% en 2007. Si se analiza por regiones, la participación de las exportaciones destinadas a Estados Unidos, Europa y Asia (excepto China) disminuyó, mientras que la participación de las exportaciones totales de Brasil a América Latina, China y el resto del mundo creció.

Al evaluar la dimensión tecnológica de los datos, la participación de las exportaciones de productos primarios brasileños en el mercado mundial aumentó de 3,26% a 5,24% en el período 1994-2007, principalmente debido a una mayor participación de los productos primarios en las exportaciones de Brasil a China, que pasó de 1,05% a 9,38%.

A pesar de que se registró un crecimiento significativo de los volúmenes exportados, el aumento de los precios de los productos primarios también podría explicar tal incremento. Las exportaciones brasileñas de productos de alto contenido tecnológico también aumentaron sustancialmente su participación en el mercado global, aunque todavía siguen siendo pequeñas.

En términos más precisos, la participación en el mercado global de las exportaciones brasileñas de productos de alto contenido tecnológico llegó a crecer más del doble: de 0,21% en 1994 a 0,48% en 2007. Más aún, el incremento de esa participación también se registró en los mercados más importantes de las exportaciones brasileñas, es decir, Europa, América Latina y Estados Unidos. En cuanto a las otras categorías tecnológicas, la participación en el mercado mundial de los productos de tecnología media y de aquellos basados en recursos naturales permaneció básicamente estable, mientras que la participación de las exportaciones de productos de baja tecnología fue la que más cayó: de 0,99% en 1994 a 0,77% en 2007.

Por consiguiente, las principales conclusiones derivadas del análisis de la dimensión tecnológica del comercio brasileño en el período comprendido entre 1994 y 2007 son que los grupos conformados por los productos primarios y los de alta tecnología han ido ganando terreno en el mercado internacional, mientras que la exportación de productos de baja tecnología ha ido perdiendo participación en el mercado.

Las exportaciones de productos primarios a China se encuentran claramente rezagadas si se comparan con la expansión general observada en el grupo de los productos primarios (los incentivos derivados de los crecientes precios de los productos primarios son también responsables de este resultado, pero la tendencia alcista de los precios de los productos primarios también parece, hasta cierto punto, una consecuencia del crecimiento de China).

La expansión de la exportación de productos de alto contenido tecnológico y la caída en las ventas al exterior de los bienes de baja tecnología parecen relacionarse con la feroz competencia de los productos chinos de baja tecnología, lo que podría haber contribuido a llevar las exportaciones brasileñas hacia grupos con mayor contenido tecnológico. De todos modos, este desplazamiento hacia las exportaciones más tecnológicas se contrapone a lo sugerido en otras publicaciones. En cuanto a la dimensión de la calidad de los productos exportados, cabe señalar que la exportación de productos brasileños de alta calidad aumentó de 18% a 21% en el período 1994-2007, mientras que la participación de las exportaciones de calidad media en el total de las exportaciones brasileñas permaneció estable en 38% y la de los bienes de baja calidad cayó a 42%.

De todos los grupos en que se clasifican los productos según su calidad, el que exhibió mayor crecimiento en su participación en el mercado global fue el de los productos de alta calidad. En 1994, la participación de la exportación de estos productos brasileños de alta calidad en los mercados extranjeros fue de 0,69%, mientras que en 2007 aumentó a 0,80%. La participación de las exportaciones de productos de calidad media en los mercados extranjeros aumentó menos en el mismo período: de 1,21% a 1,28%. Por otra parte, la exportación de productos brasileños de baja calidad perdió terreno en el mercado global: en 1994, su participación fue del 1,66%; en 2007, se redujo al 1,6%.

Estos datos generales sobre el aumento de la participación de las exportaciones en el mercado de los productos de alta calidad y sobre su caída en el de los productos de baja calidad son coincidentes con los observados para América Latina, Europa y Estados Unidos. Este resultado es congruente con las conclusiones del análisis de la dimensión tecnológica.

Desde 1994 hasta 2007, mientras China se convertía en un gigante en el escenario del comercio mundial, Brasil logró incrementar significativamente la participación en el mercado mundial de sus productos con mayor contenido tecnológico y de mejor calidad. Por otra parte, los bienes de baja tecnología y baja calidad perdieron terreno en los mercados globales. Vale la pena señalar que este desplazamiento en favor de los productos de mayor contenido tecnológico y mejor calidad tuvo lugar especialmente en los mercados que son centrales para las exportaciones brasileñas: Europa, América Latina y Estados Unidos.

Estos datos debilitan la posición de quienes sostienen que el avance de China implicaría una desindustrialización de las exportaciones brasileñas y, a la vez, refuerza la importancia de continuar investigando el tema del impacto de China en Brasil. Brasil y China vienen atravesando, en los últimos años, un proceso de integración económica que se basa en la apertura de sus economías, en la fortaleza de su demanda interna y en sus dotaciones complementarias de factores productivos.

A pesar de cierta competencia en algunos bienes manufacturados, Brasil y China exhiben en general una complementariedad comercial. Brasil se ha beneficiado considerablemente de esta complementariedad dado que la exportación de sus productos primarios a China ha permitido la expansión de las exportaciones totales de Brasil. Por otra parte, las crecientes importaciones procedentes de China podrían haber contribuido a mejorar la competitividad de las exportaciones de Brasil por el efecto precio, puesto que, en los últimos años, la importación de productos intermedios y de bienes de capital procedentes de China fue más dinámica que a importación de bienes de consumo. Por último, contrariamente a lo que muchos esperaban, Brasil logró aumentar su participación en los mercados de productos de alta calidad y alto contenido tecnológico.

Esta última constatación prueba que tal vez eran exageradas las preocupaciones acerca de una posible desindustrialización de las exportaciones brasileñas. También resultaron infundadas las preocupaciones acerca de la posibilidad de que los flujos de inversión extranjera directa se trasladaran de muchos países emergentes -incluido Brasil- a China.

La evidencia acumulada en los últimos años demuestra que China logró atraer grandes flujos de capital sin desviar flujos de inversión destinados a Brasil. Si bien estos resultados no significan que a futuro deban desatenderse los desafíos que este tipo de integración económica implica, deben servir para evitar reacciones por demás alarmistas respecto de otros procesos de integración económica que puedan darse en el futuro.

Para seguir leyendo acá.

*Enestor do Santos es economista en la Unidad de Economías Emergentes de la BBVA Research.

**Soledad Zignago es economista Senior del Servicio de Estudios Macroeconómicos del Banque de France

Este texto fue publicado en la revista del Instituto para la Integración de América y el Caribe, del Banco Interamericano de Desarrollo en el segundo semestre de 2012